Declaraciones de la iniciativa del Observatorio Iberoamericano de Protección de Datos

Artículo de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Publicado el 20 de abril de 2017.

Los contenidos expuestos son fruto del aprendizaje y la práctica diaria de los juristas, abogados, catedráticos, jueces y fiscales que participan en esta iniciativa colaborativa remitiendo desinteresadamente sus artículos y participando en sus diferentes declaraciones y eventos organizados en el seno de la iniciativa, con la intención de lograr un mayor conocimiento de esta rama del derecho, tan fundamental y en ocasiones desconocida, no sólo en la comunidad jurídica internacional sino entre la propia ciudadanía.

La iniciativa nació en enero de 2013 como un foro de encuentro donde poder compartir experiencias e ideas en el ámbito jurídico y operacional de la privacidad y la protección de datos, sobre las diferentes normativas iberoamericanas y su aplicación. Actualmente cuenta con más de 130 colaboradores de 22 nacionalidades, teniendo presencia en la totalidad de países de Iberoamérica.

La obra presentada recoge las diferentes declaraciones elaboradas en el seno de la iniciativa del observatorio, tanto por los propios colaboradores de la iniciativa como por profesionales, ciudadanos e Instituciones que cooperan en su redacción, en aras a una mayor concienciación de la importancia de aplicar criterios normativos en materia de privacidad, protección de datos y habeas data, así como la unificación de los mismos en los países iberoamericanos.

Para Daniel López Carballo, director de la iniciativa del Observatorio y Socio del Área de Privacidad y Protección de Datos de ECIJA, “el ámbito normativo debe completarse con el establecimiento de mecanismos e instrumentos que hagan efectiva esa protección, el análisis del impacto de las nuevas tecnologías y modelos de negocio, una concienciación clara de los ciudadanos estableciendo sistemas educativos en base a una mayor protección y conocimiento de sus propios datos y la generación de cultura de privacidad en el seno de las empresas, donde los datos se han consolidado como la moneda de la economía digital y su protección como valor diferenciador generador de confianza. En este sentido nacen las declaraciones de la iniciativa, como compromiso claro de todas las partes que intervienen en el tratamiento de los datos de carácter personal”.

No debemos olvidar, como indica Eduardo Peduto, director del Centro de Protección de Datos Personales de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que “cuando protegemos datos protegemos personas. Esta es la esencia de nuestra acción tanto en la divulgación, capacitación, investigación o cuando receptamos denuncias sobre la vulneración de datos personales. Hacer hincapié, nunca suficiente nunca vasto, que cuando nos abocamos a la protección de datos personales estamos protegiendo personas. Estamos protegiendo su intimidad, su privacidad, su dignidad. Su ciudadanía, entendida ésta en el sentido amplio en que hoy es reconocida por el desarrollo de las ciencias sociales. En definitiva, estamos protegiendo su mayor atributo: su condición de ser humano”.

Las diferentes declaraciones presentadas en Lima (Perú), Barranquilla (Colombia), Buenos Aires y La Plata (Argentina), Santiago de Chile (Chile), Riobamba (Ecuador), Ciudad de Panamá (Panamá), México DF (México) y San José (Costa Rica), abordan diferentes aspectos relacionados con el tratamiento de los datos personales tales como la necesidad de abordar una unificación de criterios normativos en Iberoamérica, la educación, la protección de los menores, la necesidad de adoptar instrumentos para la protección efectiva, seguridad y protección de los datos en Internet, criterios y medidas de seguridad, la protección de la identidad digital y el derecho al olvido, la implementación de garantías en tratamientos big data y la implantación de un sello para el tratamiento de los datos personales en Iberoamérica.

Para Mauricio Garro, ex-director nacional de la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes, Ministerio de Justicia y Paz de la República de Costa Rica, “en la ponderación de los sistemas de Protección de Datos se observa una clara tendencia de armonizar las diferentes normativas. Ello necesariamente implica un cambio de paradigma en nuestra concepción de la privacidad, dada la corriente que alimenta una mayor libertad en la transferencia de información, virtud tanto de las necesidades de seguridad estatal como de la propia iniciativa de las nuevas generaciones en su diaria comunicación, aspectos que sin duda elevan el valor de la obra presentada”.

El resultado del trabajo realizado desde la iniciativa del Observatorio Iberoamericano de Protección de datos es una obra de constante actualidad y en cuya elaboración han intervenido 77 profesionales de reconocido prestigio, de diferentes nacionalidades (Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, España, Guatemala, México, Panamá, Perú, Portugal, República Dominicana  y Uruguay), y que en sí misma es una evidencia de la cooperación internacional y la relevancia de los temas abordados en la misma, en un momento en que Internet y el impacto de las nuevas tecnologías han cambiado la forma en que nos relacionamos, desarrollamos nuestra actividad profesional en una sociedad cada vez más global.