Falsos headhunters en LinkedIn, robo de datos y suplantaciones de identidad

Cada vez son más frecuentes las noticias relacionadas con incidentes o estafas relacionadas con Internet, y más concretamente, en el entorno de las redes sociales.

Si bien LinkedIn, la red social profesional por excelencia, constituye un punto de encuentro entre profesionales que posibilita las relaciones, desarrollo de proyectos, la búsqueda de oportunidades laborales o el  contacto con potenciales clientes, en las últimas fechas ha visto como se incrementaba el número de “supuestos” headhunters que contactaban con los usuarios de la red con fines diferentes.

Y es que los supuestos headhunters, haciéndose valer de sus “perfiles”, obtenían información y datos personales de las personas con las que contactaban. El reclamo, condiciones laborales muy apetecibles, altos salarios, horarios flexibles  y desarrollo de una carrera profesional en empresas de reconocido prestigio. Ingredientes que hacen que los usuarios faciliten al interlocutor la información que les solicita.

Entre los datos que se recaban, se encuentran nombre, apellidos, dirección (física y electrónica), experiencia profesional y fotografía, entre otros. Información que pueden servir, tanto para el tratamiento de dichos datos por empresas a las que no se les ha facilitado, y por tanto que incumplen con las normas en materia de protección de datos, la elaboración de perfiles falsos, lo que sin duda constituye una suplantación de identidad.

Mediante los perfiles suplantados, pueden llevarse a cabo transacciones, contactos y otras operaciones por internet, que a priori, podrían generar responsabilidades a los usuarios a los que les ha sido suplantada la identidad.

Debemos tener en cuenta que, al usarse perfiles falsos, la apariencia que percibe el usuario es que su interlocutor es quien dice ser, por lo que, aunque posteriormente se pueda demostrar que no era el usuario, o que fue suplantada su identidad, poco puede hacerse para evitar que terceros puedan actuar contra el, en defensa de sus derechos.

Al obtener información como números de teléfono, números de identificación o direcciones de correo electrónico, la suplantación puede dar paso a otras conductas delictivas, que afectan al propio usuario, no sólo en relación con su imagen o intimidad, sino también a su patrimonio o ingresos económicos.

Otro de los riesgos al que se enfrentan los usuarios es que el supuesto headhunter les remita enlaces o formularios externos a las red que deban cumplimentar, descargándose el usuario malware o facilitando más información sobre sí mismo

Según se hacía eco Symantec, otro de los objetivos que persiguen estos falsos headhunters, es obtener información actualizada sobre la composición de las empresas, o el envío de comunicaciones comerciales no consentidas o la venta de los datos obtenidos.

De cara a evitar este tipo de conductas, es importante que el usuario desconfíe de aquellos perfiles que desconoce, de las ofertas grandilocuentes. En todo caso es importante que se contraste la información, por ejemplo, buscando en la red los datos de contacto que nos facilitan, si el interlocutor realmente existe o trabaja donde dice, si la oferta de trabajo ha sido publicada en otros medios.

Debe tenerse especial cautela a la hora de facilitar datos en exceso, no parece habitual que en un proceso de selección, más aún en un primer tanteo, se soliciten números de identificación u otras informaciones personales de los usuarios.

Corrobore que no hay otros perfiles con el mismo nombre que su interlocutor, no se fie de las apariencias (número de recomendaciones o validaciones de otros usuarios), al igual que la tecnología avanza, también lo hacen las formas de delinquir. Cualquier información que pueda obtenerse puede ayudarnos a discernir sobre la idoneidad de facilitar información al supuesto headhunter.

Por último, las diferentes redes sociales cuentan con formularios y enlaces para reportar conductas ilegales o perfiles falsos, la utilización de estos mecanismos, evita que otros usuarios puedan ser objeto de este tipo de ataques. Si tiene constancia de que se está produciendo un hecho ilícito, no dude en contactar con la policía y denunciar los hechos.